Diferencias entre sativa e indica


3

La marihuana es una planta que se encuentra prácticamente en todas las zonas del mundo pero tiene su origen en unas regiones concretas desde las cuales se fue expandiendo creando diversas variedades según las características demográficas y climáticas de cada región.

Los primeros datos de la marihuana provienen de Asia, Tailandia, India, Marruecos, Afganistán y Colombia. Estas regiones con paisaje y clima diferentes han hecho que la planta haya sufrido distintas transformaciones para aclimatarse mejor a la zona.

 

3

 

La marihuana es una planta que realiza la fotosíntesis, es decir, necesita un determinado número de horas de luz para crecer tanto en exterior como en interior. Cuando la planta siente una reducción en sus horas diarias de luz comenzará su floración, sacando sus frutos que le permitirán reproducirse en un futuro.

Teniendo en cuenta el calendario solar español las plantas de exterior crecerán durante las estaciones en las que tenemos más luz solar, es decir,la primavera y el verano. Principios de Marzo es una época buenísima para comenzar la cosecha ya que las plantas crecerán lo máximo posible.

Dado que el día 23 de junio es el día más largo del año la planta iniciará su proceso de floración el día siguiente al notar la reducción de horas de luz. La floración no es más que la necesidad de la planta de reproducirse, al notar que las horas de luz disminuyen siente cercana su muerte por lo que saca sus órganos reproductores para poder continuar con su especie. Cada planta florecerá según su variedad,esta floracion puede producirse desde finales de agosto hasta finales de noviembre, dependiendo de la variedad genética a la que nos refiramos.

En el caso de las plantas que crecen en el interior son necesarias aproximadamente 18 horas de luz al día para su crecimiento y después reducir esas horas hasta 12 para su floración.

Dentro de las variedades originarias de la marihuana, más conocidas como “landraces”, encontramos dos tipos de genética, índica y sativa.

 

Indica

La genética indica procede de las montaña del Hindukush. Un sistema montañoso de mucha altitud, más de 7000 metros en algunos de sus picos, situado en Asia, concretamente entre Afganistán y Pakistán.

El clima del Hindukush es muy caluroso en verano pero a la vez muy húmedo debido a sus ríos, lagos y vegetación. A mediados de septiembre comienzan las lluvias torrenciales, por lo que las cosechas deben estar recogidas paras no morirse.

La marihuana, al igual que todas las plantas, sigue un ciclo natural; nace, crece, se reproduce y muere. Es una planta de temporada, lo que implica que su ciclo de vida solo se da en determinadas épocas del año.

El Hindukush ha necesitado de plantas que florezcan en poco tiempo, esto ha hecho que una de las características principales de las genéticas indicas sea la corta floración, que se da entre 5 y 8 semanas.

Otra de las características principales del cannabis indica es la estructura de la planta. Las plantas indicas son de estatura mediana, con tallos duros y robustos, su follaje es frondoso y sus hojas anchas. La ramificación de la planta suele ser muy buena, parecida a la de un pino, pero no conviene hacerle podas apicales. Además son muy buenas productoras de resina.

Las genéticas indicas poseen efectos relajantes por lo que son recomendadas para tratar dolores crónicos. También se usan frecuentemente para indigestiones, para aumentar el apetito y conciliar el sueño.  Son las más usadas como cannabis medicinal.

 

SATIVA

Las variedades sativas, por el contrario, son originarias de países con climas tropicales. En estos países no hay prácticamente variación de horas de luz, por lo que se pueden dar varias cosechas al año, dependiendo de la zona. El ecuador y sus alrededores son las zonas puramente tropicales donde las horas de luz apenas varían durante el año, mientras que si vamos al norte o al sur del ecuador encontramos climas tropicales más suaves.

 

7

 

El cannabis sativa es una planta de gran altura, hasta 4 metros. Su estructura es muy ramificada, con ramas muy finas y flexibles que podemos ajustar a nuestras necesidades. La planta desarrolla largas ramas con un follaje es alargado y fino, todo lo contrario al follaje de una planta indica por lo que se pueden diferenciar a simple vista.

Su tiempo de floración es más largo que el de las indicas, puede variar entre 8 y 16 semanas dependiendo de la variedad y el lugar. Sus flores o cogollos se desarrollan a lo largo de toda la rama con una forma alargada. Los cogollos son ligeros y no alcanzan gran peso pero suficiente para doblar las ramas por lo que suele ser necesario algo para sujetarlas.

En España no es recomendable plantar sativas de 16 semanas de floración en exterior debido a que a partir del mes de octubre comienza la temporada de lluvias y vientos lo que supone que las flores salgan pequeñas y sosas, además de correr el riesgo de partirse o estropearse por el moho.

El efecto de estas plantas es estimulante. Algunas de sus variedades llegan a ser consideradas  triposas, ya que debido a la gran estimulación cerebral que se produce podemos tener una pequeña sensación de “viaje”.